"El dibujo es de Raquel,
una mano suya, otra mía.
No es preciso explicar cuál
es la suya y cuál es la mía."

Ahora no soporto estar de pie
en el alhambre de tu vida.
Ahora no aguanto el ruido
de las ventanas y las ganas
de reventar contra el cristal.

¿Dónde iremos a parar?
Cuando me quite todo el lastre
de encima, lo sé soy un desastre.

Lo sencillo se viste agazapado
entre las líneas de tus manos,
y vuela hacia a ti
con querencia a la deriva;
apareciendo de la nada,
dando vida a un papel
rumbo a tus labios.
Al norte de tus dudas,
al sur de mis miedos.

¿En qué punto encontraremos la respuesta?

A veces las heridas se confunden
con la yema de los dedos,
cuando intento adivinar
si estoy en la cabeza
de aquella morena.

Echa las manos a volar
en el rincón de mi corazón
cuando tengas las llaves
del infierno,
encuéntrales llavero
y quemémonos en el fuego.

La noche en que te fuiste
no paraba de sonar:

I'm a loser, I'm a loser,
and I'm not what I appear to be
Of all the love I have won or have lost
There is one love I should never have crossed
She was a girl in a million, my friend
I should have known she would win in the end

¿Qué hora marcaba el reloj
cuando nos cambió la vida?

Te podría contar cualquier historia...
Cuando ella se marchó,
dejó la cama revuelta,
mi corazón deshecho
y la puerta del portal abierta.

¿Qué hora marcaba el maldito reloj?
¿A qué hora? ¿A qué hora se paró?

Antes de que vuelvan a brotar
alondras en mi cabeza,
recuérdame lo que fuimos.

Bonus Versus

Lo sencillo pasa desapercibido
de la misma forma que tus manos,
las mismas que conocen el camino
que va de tu cintura a tu ombligo.

Las mismas que te acariciaban
con las yemas de los dedos
fueron las que te escribieron
canciones y promesas vanas.

Las que se deslizaban por el mástil
y luego buscaban calor en tu cuerpo,
o se manchaban con sangre y veneno
de cualquier idiota que te ve fácil.

A fin de cuentas los caminos escarpados
volvieron a juntarse en un semáforo.